Una madre escribió esta reveladora publicación en Facebook luego de que el padre biológico de su hija la abandonara.

por Administrador

Perdonar es uno de lo actos más difíciles de llevar acabo, incluso para muchas personas perdonar a alguien que les ha hecho daño es absolutamente imposible. Pero no todos somos iguales y la siguiente historia te enseñará una lección inolvidable.

Anuncios

Sociedad

| |

Captura-de-pantalla-2015-08-12-a-las-16.46.04

Anuncios

Todos los días tenemos la oportunidad de aprender grandes lecciones, sólo es necesario saber buscar.

Esto fue lo que le sucedió a una esforzada madre soltera que se llevó una de las sorpresas más lindas de su vida: su hija demostró tener un corazón tan grande como para hacer llorar a un adulto. Este maravilloso descubrimiento la emocionó tanto que quiso publicar lo sucedido en su Facebook personal.

Su identidad fue resguardada para proteger su privacidad:

“Mi hija no ha visto a su padre desde que tenía cuatro años. Ahora tiene once. Cuando ella tenía 2, él me contactó y preguntó si yo podría autorizarlo a terminar con sus derechos como padre para que pudiera dejar de pagar la manutención, y yo acepté. Quería evitarle el dolor de un padre ausente y el sacrificio de su aporte financiero valía la pena, para que no la volviera a decepcionar nunca más. Nunca le mentí a ella sobre su padre. Siempre he contestado a sus preguntas de la forma más apropiada para su edad.

Cuando tenía cuatro años él me contactó y me dijo que le habían diagnosticado cáncer y que quería verla. Planeamos un día y nos encontramos en un parque. Me pidió dos horas. Estuvo 20 minutos y nunca más supimos de él. En el verano nos topamos con alguien que lo conocía y me comentaron cómo mi hija se parecía a los otros hijos de él. Me contaron que se había establecido  y que tenía una familia ahora. Se me hizo un nudo en el estómago pensando en lo doloroso que sería para mi hija. Corté la conversación y nos fuimos al coche, y cuando nos íbamos a ir la vi sonriendo. Me dijo: “Mamá… Él descubrió como ser un padre. Eso es una cosa muy linda. Estoy feliz por sus hijos”. Y ese fue el día que una niña de 11 años me enseñó todo lo que necesito saber acerca del perdón”.

Anuncios