OPINIÓN | Cordero y Merino: Ejemplos de una visión colonial

por Administrador

Desde esta visión, la estructura social es rígida y las ubicaciones en ella se pueden otorgar en base a “reconocimiento por características físicas” que posean las personas. Así la pirámide societal distribuye y entrega “clases de personas”.

Anuncios

Cartas al Director

| | | | |

cordero merino politicaysociedad

Anuncios

Las opiniones de la psiquiatra María Luisa Cordero respecto a la apariencia física de dos futbolistas chilenos han generado un gran debate en el país y han servido de estímulo para que muchas personas anónimas saquen la voz y denuncien actos de racismo avalados por la televisión chilena.

Ha nuestro email [email protected] ha llegado una nueva carta referente a este grave problema que afecta a nuestros medios de comunicación y la compartiremos con ustedes:

Leyendo atentamente lo expuesto por Camilo Enrique Cayuqueo, a través de la “Carta abierta a la Doctora María Luisa Cordero” en Política y Sociedad, se obtiene la vejación como discurso público que se brinda – gratuitamente – a personas solo por el hecho que sus rasgos físicos no encajan en “los cánones de belleza” o con los “cánones de status” establecidos.

Así Cayuqueo, se refiere a las opiniones entregadas tanto por Cordero, a dos jugadores de la selección chilena, como por la actriz Francisca Merino hacia la cantante nacional Ana Tijoux. Recordando tanto los comentarios de la facultativa, en los cuales trata a uno de: “¡Es horrible! ¡Es un indio horroroso! y al otro como: “¡horroroso, penca y engreído!”, como  el “¡bonita… carita de nana, pero bonita!” pronunciado por la actriz, obtenemos una visión de un Chile Colonial y cuya validez, en tiempos actuales, choca con lo esperado por la gran mayoría.

Desde esta visión, la estructura social es rígida y las ubicaciones en ella se pueden otorgar en base a “reconocimiento por características físicas” que posean las personas. Así la pirámide societal distribuye y entrega “clases de personas”.

Para ubicarte en su cúspide requieres que tu color de piel, cabello sean los más claros posibles y, en su defecto, te clasificaran en los niveles más bajos, y por tanto no deseados, mientras más oscuro sean el color de tu piel, cabello y ojos.

Como en toda regla existen las excepciones y para esta pirámide existe la siguiente: Quienes desean subir de status social, pero no cuenten con la fortuna de contar con los atributos físicos deseados, pueden argüir al “reconocimiento por apellido”, el cual – obviamente – debe ser europeo.

Si ambos reconocimientos se complementan es indudable el éxito que se podrá obtener de la sociedad, donde la meritocracia solo es un discurso político sin posibilidades reales de concretarse. Así, no es extraño que nos entreguen, en un canal de televisión nacional, a un periodista que exalte las características de una nacionalidad distinta.

El “Statu quo colonial” se valida a través de “personajes”, quienes proyectan su supuesta superioridad a través de marbetes. Así esos marbetes, esos rótulos o etiquetas que poseen las mercancías u objetos, no sólo nos entrega la posición social sino, que además, nos entrega el punto de su destino.

El marbete de “indio” oculta su verdadera valoración de “etnia originaria”. El marbete de “carita de nana” esconde la movilidad social generada por la “creatividad”. Dichos marbetes ratifican el anhelado distanciamiento que se desea mantener, originando una “brecha discriminativa”.

Esta brecha discriminativa, con base en el statu quo colonial, les entrega la fantasía de superioridad de su opinión con carácter patronal, esas frases con tinte de veredicto absoluto, casi monárquico.

Lo positivo de estos ejemplos es que se está evolucionando, gracias al peso social que cuestiona y valora las opiniones, recordando que los comentarios no son generados en la esfera privada. Así, el statu quo colonial se quiebra dado que las opiniones se generan en la esfera pública – social, siendo el aspecto social lo que valida la igualdad entre las partes (opinólogos y masa receptora). Lo que se les enrostra no es un solo un “error” sino que es el término de un “mundo” que no está en sintonía con actual la mayoría.

Nidy Liz Marchant

Anuncios