El cobre chileno y por qué es un gran negocio mantener al país dividido

por Administrador

Que los votantes de derecha apoyen la nacionalización del cobre no supone sorpresa para quienes conocen la historia detrás de la misma, de hecho, la nacionalización se llevó acabo con el apoyo unánime del congreso el año 1971 y este proceso no terminó si no hasta la unificación de las sociedades estatizadas el 1 de abril de 1976 vía Decreto Ley N° 1.350, lo que significó la creación de Codelco en plena dictadura.

Anuncios

Política en Chile

| | | | |

hemiplejia moral

Anuncios

En el actual panorama político parece muy extraño que un ex diputado de Renovación Nacional, partido histórico de la derecha post-pinochetista, esté a favor de temas tan polémicos como la nacionalización del cobre o el fin de las AFP, pero en la práctica, y conociendo la función de “representar” de quienes ejercen cargos públicos como el de un diputado de la república, la posición de Gaspar Rivas, ahora ex diputado de RN que apoya la nacionalización del cobre, es absolutamente coherente con el rol que se espera de él, esto ya que la mayoría de los votantes de RN están a favor de la nacionalización del cobre.

Que la mayoría de los votantes de RN estén a favor de la nacionalización del cobre es otro punto que a muchos puede sorprender, ya que es algo que los grandes medios de comunicación y los mismos políticos de profesión suelen ignorar, pero es una realidad sondeada tanto por el CERC como por el CEP.

A fines del año 2011, una encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), reveló que un 67% de los chilenos piensa que se deben nacionalizar las empresas privadas que explotan el cobre en el país. La encuesta también señaló que el 74 de los votantes  de la UDI estaría a favor de esta medida, mientras que un 67% de los votantes de RN apoyaría la misma.

 

cobre cerc
Lamentablemente la encuesta CERC no volvió a preguntar sobre este controvertido tema.

 

Por su parte, un sondeo realizado por el Centro de Estudios Públicos (CEP) entre Septiembre y Octubre del 2013, retomó el tema con una pequeña pregunta en el formulario de la encuesta:

cobre cep

 

El resultado de la encuesta es contundente y supone un aumento en el apoyo. Según el sondeo, el 83% de los chilenos está de acuerdo con la nacionalización del cobre, mientras que según sus posiciones políticas, el 88% de los que se identifican con la izquierda o centro izquierda apoyan esta medida, a su vez, el 77% de los que tienen una posición política de derecha o centro derecha también lo hace.

Lamentablemente, tal cual ocurrió con el CERC, el CEP no volvió a sondear este tema, pero aún así sus resultados son elocuentes; los votantes de derecha quieren nacionalizar -en su mayoría- la gran mineria del cobre.

No es ninguna sorpresa

Que los votantes de derecha apoyen  la nacionalización del cobre no supone sorpresa para quienes conocen la historia detrás de la misma, de hecho, la nacionalización se llevó acabo con el apoyo unánime del congreso el año 1971 y este proceso no terminó si no hasta la unificación de las sociedades estatizadas el 1 de abril de 1976 vía Decreto Ley N° 1.350, lo que significó la creación de Codelco en plena dictadura.

Tampoco es secreto que cuando se decidió imponer en Chile el modelo de desarrollo neoliberal, fue la junta militar y en particular José Toribio Merino, quienes impidieron la desnacionalizacion del cobre, proceso que sólo pudo comenzar una vez terminada la dictadura.

Hasta el año 89 el estado controlaba el 90% de la producción de cobre, hoy el estado controla el 28% de su producción.

Precisamente fue sólo una vez retomada la democracia cuando comenzó el verdadero proceso de desnacionalización del cobre, en palabras del director de El Comité de Defensa del Cobre y militante del Partido Socialista Julián Alcayaga:

“La principal ley desnacionalizadora del cobre, se promulgó en junio de 1990, es la Ley 19.985, que subió el IVA “transitoriamente” de 16 a 18 %, pero a la vez, con letra chica que no se vio y no se discutió en el parlamento, contenía disposiciones que prácticamente suprimieron la tributación a la gran minería, y por ello llegaron en masa las transanacionales mineras y se apropiaron de todos los grandes yacimientos mineros. Ese fue el principal acto desnacionalizador de nuestro cobre en toda nuestra historia. El responsable político de esta ley es bien evidentemente el Presidente de la época, Sr. Alywin, pero los responsables técnico-políticos de esa ley fueron el Ministro de Hacienda, Sr. Alejandro Foxley, su Jefe de Gabinete el Sr. Andrés Velasco, su Director de Presupuesto, Sr. José Pablo Arellano, y el Director del S.I.I. Sr Javier Etcheverry, y quien debía conseguir que esta ley se aprobara en el Congreso Nacional, el Sr. Edgardo Boenninger, Ministro de la Presidencia.”

Con estos antecedentes es valido bajar a nivel de mito el argumento que reza que la nacionalización del cobre es un anhelo exclusivo de la izquierda chilena. Los hechos revelan que este anhelo es absolutamente transversal a la sociedad en general y que no se rige por la vulgar segmentación del espectro político entre izquierda y derecha, segmentación que precisamente le da continuamente réditos electorales a los reales detractores de una medida de esta magnitud: la clase política nacional, tanto de izquierda como de derecha, ambos sectores financiados legal e ilegalmente por la gran minería.

En este punto es necesario preguntarnos y reflexionar sobre algunas cosas:

¿Por qué los políticos chilenos están en contra de re-nacionalizar la gran mineria del cobre a pesar de que la ciudadanía lo pide y la constitución lo permite a través de un simple Decreto Supremo? o incluso

¿Por qué los políticos chilenos están en contra de aplicar un simple Royalty a la minería o de comenzar a cobrarles el impuesto especifico de los combustibles? y finalmente

¿Por qué la actual reforma tributaria de Bachelet no contempla gravar a la gran minería, a sabiendas de que es la mayor industria nacional, la cual se basa en explotar territorio, en teoría, propiedad de todos los chilenos?

Hemiplejía moral, un concepto para reflexionar.

La hemiplejía moral es un término acuñado por el filósofo español José Ortega y Gasset, en el prólogo para su obra en versión francesa de La rebelión de las masas, publicada en mayo de 1937:

Ser de izquierda es, como ser de derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un patán: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral…

Su intención con este neologismo es criticar a las personas que, autodeterminándose dentro de la derecha o la izquierda políticamente hablando, son incapaces de pensar de una forma extensa, más allá de su ideología, de forma análoga a la persona que padece de la parálisis motora en la mitad de su cuerpo (hemiplejía). Y ya no sólo como una limitación del pensamiento, sino, tal y como era Ortega y Gasset, visto desde una perspectiva de la filosofía. El ser humano, viene a decir, no debe centrar la visión de su vida o de sus actos desde la óptica de la política, sino desde la óptica de la filosofía, que es la verdaderamente innata en la humanidad.

hemiplejia moral

Anuncios