Hace 100 años comenzó la Primera Guerra Mundial, esta es la historia

por Administrador

Anuncios

Ciencias Sociales | Política Internacional | Sociedad

| | | | |

primera guerra mundial

Anuncios

Hoy (28 de junio), hace exactamente 100 años, Gavrilo Prinzip, serbio de 19 años, se mandaba *literalmente* la torpeza del siglo.

Luego del asesinato de su heredero al trono, Franz Ferdinand (asesinado por Prinzip), el imperio Austrohúngaro impuso una lista de condiciones inaceptables a Serbia, y al no cumplirlas le declaró la guerra. Rusia, aliada de Serbia, supuso que Alemania, aliada de Austrohungría, atacaría y como su ejército era lento, prefirió moverlo antes a la frontera. Alemania interpretó esto como un ataque inminente y abrió “El plan Schlieffen” (plan de guerra desarrollado años antes) que indicaba que para una guerra con Rusia (lento pero poderoso) había que atacar y anular rápidamente a su aliado Francia para evitar luchar en dos frentes.

Se desata así un dominó de lo más torpe de nuestra historia. Alemania atacó Francia entrando por Bélgica (neutral) para evitar las líneas de defensa de la frontera común. Al ocupar Bélgica, además consigue costa y acceso al canal de La Mancha, entonces Gran Bretaña se pone nerviosa y manda tropas a Francia. Logran detener a los Alemanes. Los rusos, aliados de Francia, ataca a los alemanes. El imperio Turco, aliado de los alemanes, entra a la guerra. Lo más parecido a una avalancha que cubre todo el planeta, desde África a Asia, al punto de que una de las batallas navales más importantes se desarrolla… en Chile, frente a Coronel, donde los alemanes le regalan a los ingleses su primera derrota en el mar en casi 100 años.

Al cabo de 4 años de guerra la suma es de 10 millones de soldados muertos y una nunca aclarada cifra de civiles. Pero solo los armenios reclaman 4 millones de víctimas civiles en el genocidio llevado a cabo por los turcos. Cayeron el imperio austrohúngaro, el ruso, el imperio turco de más de 600 años; desaparecieron y se crearon países. Fue un cataclismo geopolítico espantoso que duró el mismo tiempo que ha pasado desde el terremoto de 2010, en Chile, a la fecha.

Pero la guerra no terminó con una derrota militar. Los alemanes, con el frente interior (su sociedad) cansada, hambrienta e incapaz de seguir adelante con la guerra, se derrumban, el Kaiser dimite, se instaura una democracia que pacta los principios del armisticio, absolutamente desfavorables a Alemania, casi humillantes.

Los soldados alemanes, no derrotados en el frente, regresaron con la sensación de haber sido traicionados por la nueva democracia, “traicionados por la espalda” dirían.

Entre los soldados que regresaban iba uno en particular, que había estado a punto de morir en el frente francés a manos de un soldado inglés de nombre Henry Tandey que lo estaba encañonando mientras yacía herido en el suelo, pero le perdonó la vida. Ese cabo austríaco insignificante regresaba lleno de odio, de ansias de venganza por la humillación sufrida. Ese soldado se llamaba Adolf Hitler.

Por Jorge Baradit

Anuncios