FOTOS: Así vive el hombre más solitario del planeta

por Administrador

A continuación te presentamos unas imágenes impactantes. Se trata de un meteorólogo y explorador que ha decidido vivir en soledad aislado de todos. Y no ha elegido cualquier lugar para ello, no, ya que se encuentra en el mismísimo Polo Norte. La famosa fotógrafa Yevguenia Arbugaeva ha realizado un maravilloso trabajo inmortalizando estos momentos, que podéis contemplar a continuación.

Anuncios

Sociedad

| | |

0012029015

Anuncios

La noticia saltó a boca de todos desde que se publicaron estas impactantes fotos en las páginas del ‘The New Yorker’. Se trata del caso de Vyacheslav Korotki, un meteorólogo y explorador profesional que ha decidido trabar y vivir solo en mitad del  Polo Norte. Este periódico nos cuenta en detalle su historia: durante 30 largos años dedicó su vida a trabajar en barcos que navegaban alrededor del Ártico. Posteriormente, decidió instalarse en una zona llamada Jodovarija, situada en una península de la costa del Mar de Barents. En este lugar, hace unos años, podíamos encontrar una aldea, pero en la actualidad la única compañía de este hombre es un faro casi abandonado.

El aislamiento es total. Si el señor Korotki necesita acudir a la ciudad más próxima debe coger un helicóptero y tarda más de una hora en llegar a ella. Su trabajo consiste en la observación y el registro de los datos meteorológicos, así como mediciones diarias de la temperatura, la fuerza del viento y la densidad de la nieve. Estos datos son transmitidos por Korotki a otras estaciones meteorológicas y finalmente, tras recorrer miles de kilómetros, llegan por fin a Moscú. Solo tiene contacto humano una vez al año, una visita obligada al fin y al cabo, ya que necesita reponer su instrumental científico y su avituallamiento.

0012029008

0012029022

0012028994

0012029001

El señor Korotki tiene en la actualidad 63 años. Ya desde joven fue un apasionado del estudio del Ártico, una persona romántica cuyo corazón siempre estuvo al lado de la naturaleza salvaje los espacios abiertos. Está casado pero jamás tuvo hijos. Su esposa vive sola en Arjángelsk. Durante sus escasos viajes a esta ciudad, Korotki se siente perdido entre el humo del tráfico y el ruido de la gente. Un hombre que es capaz de vivir en la soledad y la dureza del Polo Norte se siente incómodo en una moderna ciudad. Sin duda estamos ante un caso excepcional.

Anuncios