Estudio detecta restos de cocaína en el agua potable de Reino Unido

por Administrador

Los análisis demuestran que el consumo de cocaína en Gran Bretaña está actualmente tan extendido que se han hallado indicios de la presencia de esta droga en el agua potable.

Anuncios

Sociedad

| | |

Hay-agua-potable-bajo-los-oceanos-3

Anuncios

El consumo de cocaína está tan generalizado en el Reino Unido que, según ha revelado un estudio científico, se han encontrado restos de esta droga metabolizada en el agua potable que consume la población, a pesar de los tratamientos de purificación a los que es sometida por las compañías de agua para su reutilización, informa el tabloide británico ‘The Mirror’.

El estudio pretendía evaluar los daños de los compuestos farmacéuticos en el agua potable pero los científicos han descubierto rastros de cocaína incluso tras haber sometido el agua a tratamientos de purificación intensiva, según el periódico británico  ‘The Sunday Times’.

“El nivel de consumo de cocaína es casi el más alto de Europa occidental” dijo en referencia al Reino Unido Steve Rolles, integrante de Transform, un centro de pensamiento sobre política de drogas. “Cada vez es más barata y su consumo ha ido aumentando”, explica Rolles.

Asimismo, la Inspección de Agua Potable (DWI por siglas en inglés) ha detectado en el suministro de agua potable rastros del analgésico ibuprofeno y de carbamazepina (una medicamento contra la epilepsia), aunque no lo suficientemente significativos como para suponer un riesgo para la salud.

Tras someter el agua al tratamiento de purificación se ha observado que las cantidades de cocaína se han reducido en un 75 por ciento. Cantidades inferiores a 4 nanogramos por litro de cocaína no son perjudiciales para la salud, según un estudio de Public Health England.

“Los niveles de los componentes detectados en el agua potable son de menor magnitud que las dosis terapéuticas”, explica el informe. “Las exposiciones a los componentes son como mínimo cientos de veces menores a las que se necesitarían para producir efectos adversos en seres humanos”, detalla el texto. Por lo tanto, el informe ha concluido que los fármacos y sustancias detectadas en el suministro de agua potable en Reino unido no suponen un riesgo para la salud de la población.

La fundación DrugScope, que apoya a los profesionales que trabajan en la prevención del alcoholismo y la drogadicción, alerta que unos 700.000 británicos de entre 16 y 59 años consumen cocaína, mientras que 180.000 consumen ‘crack’.

Actualidad RT | La Vanguardia | The Mirror

 

Anuncios