VIDEO: ÉL PASÓ OCHO AÑOS DEFORMANDO SU CARA PARA PARECER UN ORNITORRINCO, MIRA CÓMO SE VE AHORA

por Matias

Es verdaderamente chocante lo que hizo Jenya Bolotoz con su rostro, sin embargo, nos demuestra que lo hace porque su destino en la vida es realizar esta metamorfosis con el fin de ser como un ornitorrinco. ¿Te parece extraño?, ahora obsérvalo con tus propios ojos.

Anuncios

Sociedad

| |

portadaornitorrinco

Anuncios

Por años he visto como las personas se someten a cirugías plásticas. Al principio cuando se pusieron de moda, se sabía muy poco de ellas ya que sólo la gente adinerada lograba acceder a este lujo de arreglarse alguna parte del cuerpo, que no les parecía lo suficientemente atrayente.

En general lo que más se ve en cirugías plásticas es la operación de la nariz, los pechos en el caso de las mujeres que se ponen implantes de silicona, el abdomen donde se extrae toda la grasa que está demás (abdominoplastía), estiramientos faciales para la gente de más edad, entre otras. Ahora en el último tiempo, los hombres no se han querido quedar atrás y encontraron nuevas cirugías a las que someterse, como el implante de pelo por la calvicie o los implantes de silicona que simulan ser músculos trabajados en gimnasio, pero la verdad es que nada se parece a lo que hizo el muchacho del que te hablaremos hoy.

Se trata de un joven que tiene 28 años de edad, su nombre es Jenya Bolotoz y tiene a todos vueltos locos por su afán de hacerse múltiples modificaciones en su cara y cuerpo, con el fin de ser igual que un ornitorrinco, ¿difícil de creer?, tenemos imágenes y un video para comprobarlo.

Así es como lucía el chico hace ya ocho años, por supuesto, antes de empezar el camino de su metamorfosis.

Jenya-375x400

En la actualidad y aunque parezca impactante, se estiró sus labios de tal manera que están separados de su rostro por dos centímetros, a lo que él ha dicho que así logró imitar el pico de un ornitorrinco.

Utiliza además unos lentes de contacto que lo ayudan a deshumanizar la mirada, logrando que sus ojos aparenten ser de un animal salvaje; además se colocó piercings negros a los lados de la nariz, para conseguir esta extraña apariencia.

“Externamente, ahora soy un ornitorrinco… Mi semejanza es de la manera que yo quiero que sea. Se necesita coraje para hacer lo que he hecho y voy a mantener mi cuerpo con modificaciones hasta que sea totalmente feliz”, dice Jenya Bolotov.

Haz clic aquí para ver nota completa

Anuncios