¿Dios existe? La ciencia ya no tiene las cosas tan claras

por Administrador

Todos dábamos por hecho que el avance de la ciencia sustituiría con el tiempo a Dios a la hora de explicar la existencia de nuestro universo. Sin embargo, el prestigioso escritor estadounidense Eric Metaxas opina justamente lo contrario. Parece ser que las noticias de que “Dios había muerto” eran prematuras.

Anuncios

Sociedad

| |

Reikimanoconbrillos

Anuncios

El astrónomo Carl Sagan es mundialmente conocido por sus intentos de acercar el trabajo de los especialistas al gran público, valiéndose para ello de un lenguaje y de una metodología asequible para todos. En el año 1966 este importante científico afirmó que existen dos elementos indispensables para que un planeta pueda albergar vida.

Por una parte, poseer la estrella adecuada y por otra, que el planeta esté situado a una distancia concreta de la misma, ni demasiado lejos que lo convierta en un cuerpo gélido e inerte, ni demasiado cerca que acabe por quemarlo y con el paso de las eras, destruirlo.

Sin embargo, a medida que el tiempo pasó y las cosas que sabemos sobre nuestro universo aumentaron vertiginosamente, se hizo patente que serían necesarios muchos más factores que los dos mencionados anteriormente para que la vida se abriera paso.

Según Metaxas, en un trabajo que aparece en “The Wall Street Journal“, las posibilidades de que los humanos estemos aquí son remotas. O dicho de otra manera, con los conocimientos que tenemos actualmente sobre el universo nosotros no deberíamos existir.

En este sentido, hoy día tenemos alrededor de 200 factores reconocidos que son necesarios para que un planeta albergue algún tipo de vida. Es indispensable que todos ellos se hallen presentes o la esperanza de la existencia se convertirá en quimera.

Este autor se plantea la siguiente pregunta: “¿Puede ser que cada uno de estos elementos se hayan dado a la perfección por accidente?”

O lo que es lo mismo, a lo mejor es demasiada coincidencia que por mera casualidad se junten todos esos elementos que hacen posible la vida, superando obstáculos inconcebibles y en unos parámetros de probabilidad realmente escasos.

A lo mejor la respuesta de que existe una inteligencia que ha creado la vida no es tan descabellada. Puede que el auténtico salto de fe suponga adoptar las creencias de la ciencia en detrimento de las explicaciones que da la religión con respecto al origen del universo.

Para este autor, la idea de que todo el proceso de la vida “simplemente surgió” va en contra por completo del sentido común. Demasiado complicado, dejado al azar y con innumerables preguntas por responder.

Para Metaxas, el experto matemático de la Universidad de Oxford, John Lennox tiene razón al afirmar que “cuantas más cosas sabemos de nuestro universo, más cerca estamos de la hipótesis de que hay un creador”.

Anuncios